via ALT1040 by Elías Notario on 1/29/10


fusion-nuclear

A día de hoy la especie humana se enfrenta a varios problemas de calado como por ejemplo los relacionados con la energía y la necesidad de alternativas baratas y abundantes a los combustibles fósiles, esos sobre los que se sustentan por completo nuestras sociedades y que tantos quebraderos de cabeza nos están dando ya que por un lado nos proporcionan energía y por el otro destruyen nuestra casa azul. Ya estamos aplicando varias medidas para solucionar nuestros problemas energéticos, principalmente extendiendo el uso de energías alternativas como la eólica o la solar, aunque las dudas siguen planeando y nadie tiene claro que esas dos fuentes energéticas vayan a ser suficientes. Pero existe una solución definitiva.

¿Cuál? Sí, como todos estáis pensando con “solución definitiva” me estoy refiriendo a la fusión nuclear o el Santo Grial energético. Para el que esté un poco perdido básicamente la fusión nuclear consiste en unir dos núcleos atómicos, proceso en el que se liberan inmensas cantidades de energía (y en este caso inmensas quiere decir justo eso, inmensas) siendo lo mejor de todo que los residuos generados son igual a cero. Ahora bien, algo que de primeras suena simple es tremendamente complicado de conseguir, para fusionar dos núcleos atómicos se necesitan ingentes cantidades de energía y aunque el ser humano ya ha logrado en el pasado fusiones atómicas artificiales estas no fueron equilibradas y controladas, requisito indispensable para producir electricidad en base a energía de fusión.

Pues bien, un nuevo paso hacia delante en este apisonaste campo acaban de dar los investigadores estadounidenses del Centro Nacional de Ignición quienes poseen el mayor láser del planeta el cual ha sido probado por primera vez con resultados inmejorables. Este primer test consistió en apuntar los 192 haces de luz que forman el láser hacia una pequeña cápsula (vacía pero que más adelante contendrá átomos de deuterio y tritio, dos isótopos de hidrógeno) consiguiendo calentarla hasta los 3,3 millones kelvin gracias a los 669 kilojulios de energía generada por el láser, cifras que no se habían alcanzando nunca antes.

El test y sus resultados han demostrados dos cosas muy importantes. Por un lado que el láser más grande y complejo del mundo funciona a la perfección (solo esto ya es un grandísimo logro) y que es factible crear en un laboratorio las condiciones necesarias para producir fusión nuclear controlada. Eso sí, que nadie empiece a dar saltos sobre la mesa del escritorio, esto solamente ha sido un primer test, todavía falta mucho trabajo e investigación, aunque las cosas van a continuar a buen paso y si todo va como se espera en unos meses intentarán generar las primeras fusiones de núcleos de hidrógeno.

Y ojalá lo consigan. Como vemos aunque aún nos queda mucho por andar en el campo de la fusión nuclear las investigaciones van a buen paso y puede que en menos de lo que se pensaba consigamos construir la primera central nuclear de fusión, o el que sería uno de los mayores logros humanos de toda nuestra existencia.

Imagen: Popular Science

Anuncios