¿Qué hace un presidente si, por culpa de la erupción de un volcán de nombre impronunciable, no puede llegar a su oficina a dirigir su país? ¿Sentarse, quedarse de brazos cruzados, esperar a que pase la contingencia? Para nada. Basta con sacar un iPad y ponerse a gobernar una nación desde cualquier punto del planeta.

El primer ministro noruego Jens Stoltenberg se quedó varado en la ciudad de Nueva York, ya que la erupción del volcán Eyjafjallajokull provocó la cancelación de su vuelo a casa. Como explicó Elías recientemente, la ceniza arrojada por una erupción es un problema grave para las aeronaves, ya que este polvo puede colpsar las turbinas y atascar las partes móviles del avion.

Stoltenberg, incapaz de regresar a su país, sacó su recién adquirida iPad (digo, un poco de shopping después de una cumbre sobre armamento nuclear no le viene mal a nadie) y mandó un mensaje a los periódicos de su nación: “debido a los retrasos, estaré trabajando desde Nueva York”. No cabe duda que el teletrabajo ya alcanza hasta los niveles más altos. Ojo, que en una de ésas, Apple Store nos sorprende con alguna aplicación para gobernar un país.

Sent from my iPhone

Posted via email from Stalin Gomez Posterous

Anuncios