via ALT1040 by Pepe Flores on 8/9/10


En la búsqueda por abaratar costos, la NASA plantea la posibilidad de usar teléfonos móviles para fabricar satélites de bajo costo. ¿Cómo? Piensa por un momento en todas las maravillas que un celular actual puede hacer. “El poder de procesamiento, los sensores y las cámaras de un smartphone tienen la misma capacidad de un satélite”, menciona Thomas Atchinson, de la Fundación Mavericks.

La NASA, en conjunto con diversos empleados en Google (¿en serio, hay algún rubro en el que no estés metido, Larry?), han desarrollado el proyecto NexusOne PhonStat para determinar si los componentes de un teléfono móvil son capaces de resistir un viaje espacial. Las pruebas consisten en ver la resistenacia del aparato en el vacío y operar a temperaturas de frío y calor extremo, de modo que constituyan una alternativa viable en el desarrollo de tecnología satelital.

En la actualidad, el smartphone que sostienes en tus manos tiene 120 veces más la capacidad de cómputo que un satélite promedio, la mayoría de ellos lanzados al espacio durante la década de los ochenta. “Tu teléfono móvil es en realidad un robot de 500 doláres es tu bolsillo […] Buena parte de la innovación ahora ocurre dentro de la industria móvil y de entretenimiento”, apunta Chris Boshuizen, físico de la NASA.

Dentro de las pruebas recientes, dos Nexus One fueron enviados a órbita- Sólo uno sobrevivió el viaje, aunque cabe aclarar que el que no lo logró se dañó durante su aterrizaje de vuelta. Aún quedan varios problemas por resolver (por ejemplo, la fuente de energía), pero el uso de satélites del tamaño de un teléfono celular parece a la vuelta de la esquina. Además de abaratar los costos, también significaría un avance importante en la reducción de basura sideral. Eso sí, que buneo que usen un Nexus One: no vaya a ser que con un iPhone 4 nos falle la recepción satelital.

Via: TreeHugger

Anuncios