Luego de mucho pensar he decidido que no te permitiré detenerte hasta lograr todas las tareas. No hasta lograr el propósito con el cual nacimos. No hasta llegar a nuestro destino.

No hace falta que me des señales, sé con certeza que quieres a veces renunciar por algunas decepciones y conflictos. Se que a veces sólo quieres descansar.

Lamento decirte que falta mucho, apenas empieza el camino.

Tienes que darme los mejores momentos, al igual que yo debo buscar esos momentos que te hacen brincar.

No dudes en obviar a la razón… no lo dudes. Yo puedo influir en la razón y en mis pensamientos, pero no puedo engañarte.

Eres quien tiene la mejor y la peor parte, todo depende de cuanto empeño pongas en latir.

Cuenta conmigo hermano, cuenta conmigo. No quiero verte de nuevo así. No quiero otro susto igual.

Siempre debes latir fuerte, siempre debes sacudirte para resolver las cosas, no te detengas.

Discúlpame por exponerte tanto y hacer todo contigo en la frente y no en el pecho. Espero entiendas que así lo hacemos los apasionados descuidados.

Prometo no abandonarte, no olvidarte, para que no lo hagas conmigo.

Querido Corazón.

StG. 

Anuncios